4 x 20

Presentación de la Obra

Supo decirse y algunos todavía lo siguen soste­niendo- que un ser humano sólo llegaría a la plenitud lue­go de haber cumplido con tres objetivos: plantar un árbol, tener un hijo, escribir un libro.
Con sólo 7 años, en una tórrida siesta de verano, estropeé el primoroso jardín de mi casa plantando a es­condidas un aguaribay que mi padre tenía destinado lle­var al campo.
Cumplida la primera cláusula, manifiesto que tuve a mi hijo en 1958.
Nunca me animé a generar un libro; apenas me atrevo hoy a mostrar estas líneas que, sin duda con los brillantes trazos de mis amigos artistas plásticos, se va­lorizan.

 

Liana Eiras de Orbea

General Pico, 2006.