Ecos de aldaba

Presentación de la Obra

La Palabra les fue dada a los Padres y a los Profetas. Para explicar sus visiones Juan levanta un colosal monumento, el Apocalipsis. Y exige que no se dude de cada vocablo pronunciado.
Los poetas recibieron el legado. Intérpretes de intrincados mecanismos, dueños de las visiones, amos de las metáforas. La épica, el amor, el describir un pájaro pequeño, todo se convierte en visiones nuevas, en sublimes experiencias.
Sin dudarlo, los poetas son enviados de los dioses. Por eso acaso desentrañan misterios que les son vedados a los no iniciados. Ernesto, en su espléndido El Etrusco sabe, no lo intuye, lo sabe, que el alabastro llamó al orfebre para pedirle que expusiera sus vetas y parecer más hermoso, aún.
En los poemas a Rosana desgrana sus anécdotas y las dota del toque mágico para que entendamos la Naturaleza como la entiende su amada mujer, quien nació y disfruta en ella.
Alguna vez el entrañable, común amigo Víctor Orellana le preguntó a Ernesto de donde surgían las maravillas que escribía. Ernesto, en su humildad, permaneció callado. No se atrevió a decirle que él también estuvo en Tlön. Y que los sabios lo invistieron de su realeza.

José María Schettino