Solos y Mal Acompañados

Presentación de la Obra

Lo que hay que agradecerle a Paredero en este libro es haber tenido la suficiente cordura para hacer parecer coherente a la banda de desesperados, chantas, Incestuosos, represores, reprimidos, ricos-. pobre y pobres-ricos que surgen de cada
capítulo como un borbotón de locura porteña argentina en estado puro ( … ) Por lo tanto, acomódese en, su butaca, relájese y prepárese a encontrar a su vecino, su pariente, su amigo, su enemigo y a usted mismo en alguno de estos locos sueltos que forman la abigarrada fauna de ésta y de todas las ciudades del mundo ( ... ) Si Discepolín viviera, estoy seguro de que se le ocurrirían varios tangos para el recuerdo al leer de un solo saque, como yo lo leí, este pequeño tratado de la condición humana que tiene el primer mérito de la falta de pretensión y el gran acierto de ser entretenido y de fácil lectura (cosa nada despreciable en esta época de neuronas averiadas y no acostumbradas al oxigeno del libro).

Enrique Pinti